Posts Tagged ‘George Clooney

07
Mar
16

Animus criticandi: ¡Ave César! (2016)

ave_cesar-cartel-6626

Tras Inside Llewyn Davis (2013), Joel y Ethan Coen regresan a la comedia con ¡Ave César! ambientada en el Hollywood de los años 50, en la Edad de Oro de los estudios, mientras se rueda una superproducción sobre la vida de Cristo protagonizada por la gran estrella Baird Whitlock (George Clooney) hasta que esta es secuestrada. A partir de aquí seguiremos las frenéticas 24 horas de Eddie Mannix (Josh Brolin), el solucionador del estudio y hombre profundamente religioso, encargado de que la producción llegue a buen puerto, además de lidiar con los problemas que surgen en el resto de rodajes llevados a cabo por Capitol Pictures, los que recuerden Barton Fink (1991) les sonará este nombre.

hail-caesar01

¿Quién es Dios? Esta es la pregunta que Eddie Mannix lanza al consejo formado por la cúpula de los cuatro credos mas representativos para la sociedad americana. La idea de esa reunión es conocer si en el guión de ¡Ave César! se encuentran elementos erróneos sobre la representación de Cristo en la pantalla y  si es posible llegar a una conclusión unánime sobre su figura. La situación derivará en una discusión sobre qué representa el Mesías para cada religión con los diálogos marca de la casa cargados de sátira y fina ironía. Este ejemplo marca el tono de toda la película, la apuesta por el humor a base de ingenio y las dobles lecturas frente a la carcajada del gag, como sí ocurría en sus anteriores comedias: Crueldad Intolerable (2003), Ladykillers (2004) o Quemar después de leer (2008), por supuesto, no descuidan las situaciones estrepitosas y casi surrealistas que siempre han dominado sus comedias.

En el desarrollo de la historia principal, la búsqueda de la estrella secuestrada, surgen subtramas donde los secundarios se enfrentan a las dificultades surgidas durante las filmaciones, permitiendo a los Coen reconstruir de forma paródica el comportamiento de los estudios y de sus estrellas. Por ejemplo Ralph Fiennes que encarna a Laurence Laurentz, un afamado director de dramas, que deberá soportar, por exigencia del estudio, a la estrella de los westerns Hobbie Doyle (Alden Ehrenreich) un actor incapaz de articular correctamente una línea de diálogo o DeeAnna Moran (Scarlett Johansson) la cual tendrá un problema con su embarazo por su condición de mujer soltera.

Los Coen no se centran exclusivamente en los comportamientos de las estrellas, esa parodia llega inclusive hasta las propias películas. La superproducción de romanos protagonizada por Baird Whitlock tiene a Ben-Hur (1959) como referencia más directa, Hobbie Doyle protagoniza westerns que homenajean a la serie de El Llanero Solitario  y a los westerns en color de John Ford, también las películas acuáticas de Esther Williams y los musicales de Gene Kelly. Lo mejor de esas recreaciones es el elevado grado de detalle para que resulten lo más fieles posibles. Un ejemplo muy claro lo tenemos al comienzo de la película, en el rodaje de ¡Ave César! la iluminación dispuesta en el set de rodaje, que incluso un plano nos deja ver los focos, hace que sea un calco perfecto de la fotografía original que tenían muchas de las películas de romanos, la mencionada Ben-Hur, Quo Vadis (1951), Espartaco (1960) o La túnica sagrada (1953).

hail-caesar-04

Esa representación que realizan los Coen sobre los estudios y Hollywood es también un lugar donde las estrellas ocultan comportamientos, sexuales o políticos, considerados en la época indecentes y/o ilegales como la homosexualidad o el comunismo. Un exquisito e intencionadamente hortera número musical, protagonizado por un sorprendente Channing Tatum, caricaturiza la homosexualidad latente que existía en esos bailes y canciones. Por otro lado la causa comunista en plena “caza de brujas” tiene un peso clave en el avance de la trama principal, pero me detengo aquí para no realizar más spoilers.

Article Lead - wide1006188170gn17tyimage.related.articleLeadwide.729x410.gn23re.png1456300277101.jpg-620x349

¡Ave César! tiene un único problema y es la sensación de levedad e intrascendencia que transmite una vez terminada la película, a pesar de tratar temas de calado y narrarlo con la maestría habitual. Bajo mi punto de vista, el causante puede estar en la propia concepción del filme y que provoca esa sensación tras su visionado, porque no estamos ante un fallo de guión o unos personajes planos.

Como consecuencia debemos dejar a ¡Ave César! fuera de las otras grandes películas de los hermanos Coen.

 

 

 

Anuncios
04
Nov
13

Animus criticandi: Gravity (2013)

tumbaabierta_poster_gravity

Pocas veces se asiste a un espectáculo semejante, una proeza técnica al servicio de una historia que te absorbe e hipnotiza desde el primer minuto. Y todavía ocurre algo aún más extraño, que toda la crítica cinematográfica se rinda ante la obra de un creador en plena forma.

Recuerdo que mi primera película visionada en 3D fue, la ultrapromocionada e inflada, Avatar. Una experiencia que distó bastante de las expectativas ofrecidas por la crítica, los tráilers y el precio de la entrada, además la tecnología 3D todavía no lograba la inmersión necesaria en la historia, amén de varios errores técnicos: imagen demasiado oscura, fondos desenfocados,etc. Con esto quiero que conozcáis mi breve experiencia asistiendo al cine en 3D. Pero bueno, no quiero que una mediocridad como Avatar empañe la excelencia de Gravity.

GRAVITY

Durante un paseo espacial para reparar un satélite, dos astronautas: la doctora Ryan Stone (Sandra Bullock) y el experimentado astronauta Matt Kowalsky (George Clooney), son alcanzados por una lluvia de basura espacial quedando el trasbordador y el satélite destrozados, dejando a los dos astronautas solos en la inmensidad del espacio. Su objetivo será encontrar un medio para volver a la Tierra.

Gravity nos narra una historia de supervivencia en un medio hostil de manera directa sin más adornos ni efectismos. Un argumento sólido en todo momento. Ante la aparente sencillez Alfonso Cuarón sabe tratar al espectador como alguien inteligente, renunciando a obviedades o explicaciones superfluas que lastran el desarrollo de la película. En este punto algunos críticos pondrían una pega –porque ellos son asi de tiquisquimiquis– y es el drama familiar del personaje de Sandra Bullock, yo no comparto ese punto de vista, creo que es necesario para enriquecer la historia. Cuando veáis la película os daréis cuenta de lo que hablo y ya podréis hacer vuestras valoraciones.

Reconozco que tenía dudas muchas dudas con los actores, concretamente con Sandra Bullock, una actriz que no me gusta y seguirá sin gustarme pero en esta película y en manos de un excelente director logra una interpretación drámatica y física a la altura del filme. Por el otro lado, su partenaire en la pantalla, George Clooney, realiza un papel breve, solvente y relativamente desenfado, como un veterano acompañante psicológico y moral. Lo que he mencionado al comienzo de este párrafo viene a confirmar mi teoría, la cuál funciona así: un actor malo, digamos de registros y expresividad limitada, se junta con un director excelente, unido a una buen guión (o viceversa), éste automáticamente realizará una de sus mejores interpretaciones. Un día que me apetezca ampliaré esta conjetura con ejemplos concretos, pero mientras tanto pensad en ello.

Gravity_bullock

Me vienen a la mente muy pocas películas en las que la narración y el apartado visual rocen la perfección, como es esta caso. Por un lado está la capacidad de Cuarón para manejar el pulso de la película con maestría, no tiene dificultad alguna y alterna entre la acción, el suspese o el drama. Junto con su virtuoso manejo de la cámara que, como demostró de  manera espectacular en Hijos de los hombres (2007), pero en Gravity alcanza un nuevo nivel que te sumerge  junto a los personajes protagonistas en el espacio. Además todo ello lo hace sin renunciar a su sello personal, planos largos y sin cortes (algunos de ellos están modificados digitalmente para transmitir esa sensación), alternando la visión subjetiva del personaje sin que afecte a la fluidez de la película. Sinceramente creo que muy pocos directores en el mundo podrían alcanzar el nivel de destreza del realizador mejicano, creo que será la película por la a Cuarón. Sería justo, después de alabar la figura del director, hacer una mención a los encargados de los efectos visuales que ofrecen unas cotas de realismo donde resulta casi imposible adivinar qué es real y qué es lo generado por ordenador. Y, como no, los detalles en los efectos de sonido, al no poder introducir sonido directo del espacio (lógico), optan por añadir pequeños ruidos amortiguados que provienen de los trajes espaciales de los protagonistas, algo que te imbuye todavía más en la experiencia.

Gravity-Image-2

Ya os hablé en un post anterior sobre directores de fotografía de mi admiración por Emmanuel Lubezki, fiel cinematógrafo y amigo, desde los comienzos del director. No tenía un trabajo fácil, iluminar para la filmación en 3D es muy diferente pero la labor que realiza sólo se puede catalogar como excelente. Él nos ofrece un espacio infinito, de tonos fríos donde el único punto de luz es el relflejo de la luz del Sol en la Tierra y cómo desaparece ésta en función de la rotación terrestre. Una labor brillante.

Siguiendo con la imagen, quiero focalizar este párrafo en el 3D empleado en la película. Nunca he sido un entusiasta de este nuevo método proyección, me encotraba entre los recelosos de su triunfo, causado por la pobre experiencia de Avatar (ya no doy más la brasa con esta película, tranquilos), los nuevos estrenos no despertaban esperanzas y mi escasa o nula experiencia visionando cine 3D. No tengo niguna duda que en este caso sí aumentan las posibilidades de la historia. Puede que en 2D continúe siendo una buena película porque mantiene intacta la brillante labor técnica, la narración y la mano del director. Pero el 3D eleva la película a una nueva dimensión (valga la redundancia), sin este visionado creo que no podrías disfrutar de igual manera de la sensación de ingravidez, la profundidad del espacio y la inmensidad de la Tierra.  El visionado en 3D logra que Gravity pase de ser una película a una experiencia muy pocas veces vista.

Making_'Gravity'_How_Filmmaker_Alfonso-36d0c82e2139eee2b8b05549f4608cf6

Como todo en la vida, nada es perfecto y aquí también hay pegas o defectillos que no empañan los logros obtenidos durante la hora y media de proyección. Por ejemplo el uso de la música en pequeños momentos de tensión, remarcan excesivamente el instante perdiendo capacidad de sorpresa. Y los diálogos no están en consonancia con la brutal narración visual de Cuarón. En fin, detalles.

No sé que más decir de la que ya es para mí una de las mejores películas de los últimos cinco años. Hace ya unos días que la ví, pero acudiría al cine para volver disfrutar de esa experiencia tan fantástica. Si váis al cine y sólo podéis ver una película, escoged Gravity porque de verdad merece la pena.